"Para que todos sean uno"

Para que todos sean uno” (cf. Jn 17,21). Esto es lo que quiere Dios: que seamos uno. Sin embargo, los tiempos actuales, que exigen tanta comunión, están llenos de divergencia. Podrías preguntarte: ¿cómo puede suceder la voluntad de Dios entonces? Sin embargo, la pregunta más correcta sería: ¿qué estoy haciendo para que ocurra la voluntad de Dios? ¿Cómo estoy promoviendo la unidad?

Foto Pexels.com

 

La unión no empieza con autoridades, poderosos o líderes religiosos. Empieza por ti y por mí. ¿Por qué no invertir tiempo en estar más unido a los tuyos? Es a través del conocimiento y el perdón que se fortalecen los lazos y se lleva a cabo la unidad. Todo pasa desde casa. Haga de su familia un hogar de unidad y amor.

 

¡Dios te bendiga y te una a los tuyos!

Su hermano,
Paulo Sergio

 

vea también:

::Clamemos el don de la alegria

::No tengas miedo

::Necesitamos ser bautizados por el espíritu Santo

Deja un comentario