Entra en la intimidad del Sagrado Corazón de Jesús

Cuando no tenemos intimidad con el Sagrado Corazón de Jesús, atribuimos el cumplimiento de sus promesas a personas, a nosotros mismos, a la “suerte”.

Recuerdo que cuando trabajaba en una fábrica, había a personas maravillosas que me enseñaron mucho. Pero en esa fábrica vi a muchos hombres que golpeaban el armario y hasta sangraban sus manos porque con ira semicontenida debían descargarla por la humillación que sufrieron por parte del jefe u otra autoridad, porque no podían decir, pues debían llevar el pan a sus hijos, a su esposa.
Ay, esposas, si pudieran imaginar las humillaciones que los esposos pasan en el trabajo para poder llevar el pan a la casa. Sé que también muchas mujeres pasan humillaciones de diversas índoles. Como por ejemplo cuando van al ginecólogo, es algo que deben pasar, pero no deja de ser humillante.

Parte de la prédica de Dunga

Cuando llegó el momento de la última cena, Jesús fue traicionado por Judas, él no temía la traición, sino que temía perder a Judas, ese es el corazón de Jesús. Cuando pasó por tanta humillación, por bofetadas, escupitajos, Pedro le negó, aquel que había caminado con él sobre las aguas, que le vio curando, resucitando, multiplicando panes, sin embargo, Jesús sufrió el dolor, la humillación de la negación

Jesús hoy no quiere sólo cumplir sus promesas en tu vida, eso es lo más fácil. Él quiere caminar a tu lado, andar contigo siempre.

Cuando crecemos sentimos más respeto, pudor ante nuestros padres, una cierta vergüenza que no es vergüenza, en realidad, sino que es respeto. Es este respeto, este temor de Dios el que quiero que Dios despierte en ti hoy.
¿Dónde es que podemos colocar nuestras miserias? Sólo en el corazón de Jesús. Antes de que se cumplan las promesas del Sagrado Corazón de Jesús, debes tener la garantía de que no dejarás pasar por alto este cumplimiento, no lo olvidarás, no serás ingrato, ni te alejarás después del cumplimiento. Es una cuestión de intimidad continua. Él te conoce y tu vás conociéndole también.

El corazón es el órgano que usamoas para expresar lo que el alma siente. Lo que sientes cuando ves a alguien que te gustas, es lo que debes llegar a sentir por Jesús.Cuando pasan varias sensaciones que decimos que salen del corazón, en realidad, son del alma, el alma siente y es el corazón el que palpita aceleradamente. El corazón representa lo que el alma siente. Ese latido acelerado, esas mariposas en el estómago, ese sudor frío, ese deseo de encontrarte con la persona amada, es lo que debes sentir con Jesús.
Mira, el corazón de Jesús desea conquistarte, desea enamorarte, desea que te enamores de él. Comienza a sentirte conquistado por el corazón sagrado de Jesús, Él está queriendo enamorarte. Acepta su corazón sagrado.

Por su parte, cumplirá sus promesas, eso es cierto, seguro, pero lo más lindo es dejarte conquistar por su corazón. Lo mejor de todo es conocer el corazón de Jesús.

Cuando las promesas del Sagrado Corazón de Jesús comiencen a realizarse, vas a poder decir, gracias y vas a saber que puedes retribuirle porque conoces a su corazón misericordioso. Una cosa es amar y otra es dejarte amar, una cosa es que te miren y otra que tú mires, una cosa es quete conquisten y orta que tú te lances a la conquista

Una de las Promesas de Jesús es “los tibios se harán fervorosos” y luego da un paso más en sus promesas: “los fervorosos se elevarán rápidamente a gran perfección” imagínate, ser un fervoroso perfecto. ¿Existe alguien en tu casa a quien debas conquistar para Jesús? Pues será con tu fervor que lo harás, no se puede entusiasmar a alguien simplemente diciendo: “Dios es bueno”. Debes poner fervor en tu evangelización. ¿Quieres convertir a alguien? Sé alguien entusiasmado por la evangelización.
Cuando me convertí, pensé que no podría decirle a mis amigos de la vida vieja que había ido a un retiro durante el carnaval y nada más. Entonces cuando les encontré me dispuse y respondí todas sus preguntas:

“¿Había muchas mujeres donde fuiste?”.
“Uf, muchísmas” ( pensé: porque en la Iglesia siempre hay más mujeres que hombres)
“Y había música?”
“Muchísima y buena música”
Y así fueron preguntando y yo fui respondiendo, y al final me preguntaron: “¿Pero donde es que estuviste?” Y yo les respondí: “¿quieren saberlo, en serio? Pues bien: ¡fui a rezar y fue fantástico! ¡Debes ser fervoroso, entusiasta con las cosas de Jesús!

“Bendeciré los lugares donde la imagen de mi Corazón sea expuesta y venerada” tengan la imagen del corazón sagrado, llagado de Jesús. Es mentira que no podemos tener fotos e imágenes, porque está mal, atrae sufrimientos y otros pensamientos necios como esos, es mentira. Cuantas veces he besado las fotos de mis padres que ya están en el cielo. Besen, reverénciense ante la imagen de Jesús y que sus propios hijos vean que ustedes, sus padres veneran, son devotos del corazón sagrado de Jesús, y ellos serán a su tiempo, o inclusive, cuando no los vean, también devotos de de Jesús.

Después de cada promesa que cumplo con mi esposa, ella me ama más porque sabe el grado de dificultad que tengo para cumplir estas promesas. ¿Y cuál fue la dificultad de Jesús para poder realizar sus promesas?: sudor, lágrimas, látigos, kilómetros caminando, con sed, ensangrentado, con el corazón que fue hinchándose, hinchándose, hinchándose, al punto de explotar, y derramar de él sangre y agua.
Más que buscar el cumplimiento de las Promesas del Sagrado corazón de Jesús, busca conocer su corazón y deposita el tuyo en él. Cuando te encuentres con dificultades, tribulaciones, problemas, no te sientas sólo, sino que, mira, entérate: estás a solas, con el corazón de Jesús.

Las promesas de Dios ya están garantizadas, ellas se cumplirán a su debido tiempo, ahora, tu parte, es entregarte. ¡Entroniza al Sagrado Corazón de Jesús en tu casa!

Prédica de Dunga
Retiro del Sagrado Corazón de Jesús en Canción Nueva.

Ve también:
=>Novena al Sagrado Corazón de Jesús

=> Las doce promesas del Sagrado Corazón de Jesús

=>Mes del Sagrado Corazón de Jesús

=>Letanías al Sagrado Corazón de Jesús (Video)

Deja un comentario