Juventud templada por el PHN

16/07/2017

Necesitamos ser jóvenes templados por el Espíritu Santo 

“Llegaron a Jericó. Al salir Jesús de allí con sus discípulos y con bastante más gente, un limosnero ciego se encontraba a la orilla del camino. Se llamaba Bartimeo (hijo de Timeo). Al enterarse de que era Jesús de Nazaret el que pasaba, empezó a gritar: «¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!»Varias personas trataban de hacerlo callar. Pero él gritaba con más fuerza: «¡Hijo de David, ten compasión de mí!» Jesús se detuvo y dijo: «Llámenlo.» Llamaron, pues, al ciego diciéndole: «Vamos, levántate, que te está llamando.»Y él, arrojando su manto, se puso en pie de un salto y se acercó a Jesús. Jesús le preguntó: «¿Qué quieres que haga por ti?» El ciego respondió: «Maestro, que vea.»Entonces Jesús le dijo: «Puedes irte; tu fe te ha salvado.» Y al instante pudo ver y siguió a Jesús por el camino” .

640x380---espanhol (3)


Dunga / Foto: Wesley Almeida

Ese hombre obedeció, dió un salto, soltó su capa y se acercó a Jesus. Estando cerca, Jesús le hizo esta pregunta: Qué quieres? Era claro que él queria ver, ¡hay cosas notorias!. Muchos saben exactamente que es lo que la personaq que está a su lado, está necesitando. ¡Todo el mundo sabe! Ahora imaginate, si todo el mundo sabe, crees que Dios no? ¡El sabe lo que estás necesitando! El te está mirando, papá, mamá de familia, hijo, hija, él te mira y te pregunta: «¿Qué quieres que haga por ti?».

No se sabe el nombre de ese jóven, solo se sabe el nombre de su papá: Timeu. Monseñor Jonas nos enseña a profundizar la Palabra de Dios y yo corri a averiguar quien era Timeu. Aquel hombre era militar y perdió todos sus derechos, él fue crucificado y su hijo se quedó ciego. 

Muchos ven a las personas que están con las manos extendidas, pidiendo, mendigos, esos ‘Bartimeos’ de hoy. El destino de quien usa droga pasa por eso: él no va a conseguir dinero, va a vender su cuerpo, va a terminar en las puertas de un bar, va a beber y pedir dinero. Ya hemos pasado por la experiencia de mendigar alguna cosa, pero muchos pasaron y nos ayudaron.

No sé durante cuantos años ese hombre estaba ciego, pero muchas personas pasaron cerca y le dejaron alguna moneda, le dieron una capa nueva, pero un dia alguien pasó y él gritó sin miedo: “Hijo de David, ten piedad de mi” Dios pasó por ti durante estos dias. El PHN no es el fin, es el comienzo. No te hablo de perfección sino de santidad.

Ese ciego estaba simplemente sentado en el camino, y la única cosa que hacía era mendigar. ‘Coraje, levántate, Él te llama”. Lazó la capa y el ciego se levantó de un salto y se acercó a Jesus, quien le preguntó: ¿Qué quieres que haga por ti? Raboni, respondió el ciego, yo quiero ver! Entonces Jesús le dijo: «Puedes irte; tu fe te ha salvado.» Y al instante pudo ver y siguió a Jesús por el camino” . El ciego pasó de estar sentado a estar en el camino.

“¿Qué es lo que la Iglesia espera de ti? Que tú crezcas y madures, que no permanezcas toda tu vida como un jóven. Cuando yo me convertí tenia 18 años, ahora tengo 53. No nos podemos vivir el resto de nuestra vida como si tuviésemos 18 años, o 20, o 30, tenemos que continuar caminando.

¿Qué Golias te espera en tu casa? Es el traficante que te espera en la puerta? Enfrenta tu batalla, paga tu deuda. No pienses que tu misión es solo en tu barrio, en tu grupo de oración, porque estarias limitando la acción de Dios.

Lee más:
.:PHN: ¡Ánimo para seguir el llamado de Dios!
.:PHN: No te acobardes
.:PHN: ¡Ven y sígueme!
.:PHN: Él te llama a ser pescadores de hombres
.: Sanando la parálisis del alma
.: Jesus te llama hoy

Dunga 
Misionero de la Comunidad Canción Nueva 
Predica del Campamento PHN 2017

 

Comentarios