La sanación del corazón a partir del arranque de la amargura

Toda sanación interior causa libertad

Este retiro es de sanación interior, y toda sanación interior causa en nosotros la libertad, es decir, la liberación. La palabra “decisión” viene de “dar cisión”, es decir, las personas que se están decidiendo por Dios, están decidiendo cortar lo que vivían mal en el pasado.

Una pequeña mejora es un motivo para celebrar. Dios no hace magia, Dios sana, eso es diferente. Y, muchas veces, la sanación es lenta por ser un proceso. Dios te reconoce en el medio de la multitud. Nadie pasa desapercibido por Él.

En el patio de mi casa había una plantación de yuca, y mi padre me enseñó que había yucas buenas y otras no. Y siempre que iba a desenterrar para arrancarlas de la tierra mi padre me  decía: “¡Ahora quita las raíces malas de tu corazón!

Tu conducta y tus acciones te han acarreado a todo esto. Ahí está tu mal: ¡Qué amargo es! ¡Cómo te llega al corazón!” (Jeremias 4,18).

El pecado no puede crear raíces en ti, porque, cuando te enraizas, te conviertes en una persona amarga. ¿Estás dispuesto a arrancar las maldades de tu corazón?

Imagina si tuviéramos en nuestra mano el calendario de nuestra vida y pudiéramos ver que, en el día 21 de julio de 1997, pecamos, que aquel día fue causa de mucha amargura. Y que al ver este calendario, nosotros quisieramos volver en el tiempo, en nuestras recuerdos para sanar nuestra memoria.

Muchas veces, quien cumple la pena es un hombre de 50 años, pero cuando él cometió el crimen era un adolescente. Tu no necesitas pagar por el error que cometiste cuando eras solo un jóven.

Algunas veces, la experiencia del pasado te  proyecta para el presente; otra veces la experiencia del pasado creo raíces y vives como San Pablo: “Yo hago el mal que no quiero”.

El Padre Rufus, cuando predicaba aquí, decía que era suficiente encontrarnos con el amor de Dios para haber liberación, sanación y destierro del pasado.

¡Dios cuando nos creó, soñó cosas para que realizáramos y tiene planes para ti!

Fortalezcan, pues, sus manos cansadas y sus rodillas temblorosas, y preparen caminos, a fin de que el pie torcido sane y no vuelva a dislocarse. Fomenten la paz con todos y la santidad sin la cual ninguno verá al Señor. Preocúpense de que nadie quede privado de la gracia de Dios. Que ninguna planta venenosa crezca entre ustedes, los dañe y contamine a muchos” (Heb 12, 12-15).

¿Viniste a Canción Nueva a fin de fortalecerte y volver a tu casa como una persona nueva? ¿Cómo volverás a tu casa?

Hoy, en el mundo, para muchos es ridículo saber que existen jóvenes vírgenes, viviendo la castidad. Tengo 28 años de casado, cuando mi esposa y yo eramos enamorados, ella tenía 15 años, pasaron cinco años y yo caí, después me convertí. Y después de mi conversión, vivimos un noviazgo casto. Fue difícil, pero aquellos días de castidad me hicieron lo que soy hoy.

La vida de castidad que viví aquella época, hoy se refleja en mis 29 años de matrimonio. ¡Qué feliz y qué realizado soy! Estoy aún más enamorado de mi esposa. Quien no se guarda durante el noviazgo, probablemente va a caer en el adulterio durante el matrimonio.

Traducción: Thaís Rufino de Azevedo

Lee más:
.:¡Sano tus heridas y te hago feliz!
.:Él envió Su Palabra para sanarte
.:Deja que la mano de Dios te alcance

Dunga//Predica durante PHN 2015
Misionero de la Comunidad Canción Nueva

Deja un comentario