PHN: ¿Maestro, que debo hacer?

Permita ser alcanzado por la santidad y viva la experiencia del PHN

Tiago Marcon. Foto Paula Dizaró/cancaonova.com

Tiago Marcon. Foto Paula Dizaró/cancaonova.com

Dios me hizo entender que hago parte de esta historia del PHN, por hoy no voy más pecar, porque fui alcanzado por el PHN con 12 años de edad y decidí vivir esta radicalidad.

Diga: “¡Eh, tu eres parte de esta historia! Tu esta ayudando a escribir esta historia. Deja que esta inspiración escriba en tu corazón una nueva vida y un recomienzo.

Una inspiración ella nunca envejece, pero madura, porque quien la acoge vive un período de maduración. Debemos hacer del PHN una experiencia de rescate, porque Dios “ya ha pasado la pagina” y existe una gracia propia que Él quiere darnos.

¡Evangelizar es: dar la vida que se vive!

Cuando compartimos la vida, la eficacia de la transformación se hace en nosotros. ¿Quien esta esperando una respuesta de Dios? ¿Quien esta dispuesto a escuchar, de hecho, lo que Dios tiene que decir?

Necesitamos estar dispuestos a acoger lo que Dios nos habla y necesitamos decidir si escuchamos o no la respuesta del Señor. Porque, Dios habla; Dios asegura y después Él calla. Entonces, necesitamos estar seguros si realmente queremos escuchar la respuesta del Señor.

.:EN VIVO – “Basta que seas joven para que los ame”
.:PHN: Dios esta siempre contigo
.:PHN: Habla, Señor, que Tu siervo escucha

¿Qué nos todavía nos falta? Nuestra vida de cristiano y joven PHN no es cumplimiento de precepto, porque es mucho más que eso. La perfección que Jesús nos habla es la de ser santos.

Puede ser que estamos haciendo todo lo que nos fue pedido, pero lo que ese “todo” ha producido en cada uno de nosotros: ¿santidad o preceptos? Jesús quiere que seamos, de hecho quien somos. Entonces, para ser santos necesitamos vivir en la autenticidad.

¡Sea auténtico! Porque, es para eso que la santidad nos guía. No sea una persona cubierta por rótulos y pecados.

Cuando decimos: “No consigo”, atamos las manos de Dios. Pero, lo mejor es la mano de Dios extendida para nosotros, porque la mano de Él no desiste de nosotros.

La falta enérgica es cuando nosotros no conseguimos luchar por las cosas y por la santidad, entonces, no basta ser determinados, es necesario actuar, si lo permites.

¿Cómo esta los batidores de tu vida?

¿En el escaparate de la vida esta todo lindo, pero y los bastidores? Una hora o otra las máscaras caen. Debemos tener la coraje de progresar y no dejar que el discurso del fracaso tome cuenta de nuestra vida.

Cuantas veces nos sentimos derrotados por la tentación y no conseguimos vencerlas; acabamos como presas fáciles del demonio. No podemos luchar solo, pero necesitamos abrirnos a la acción de la gracia, porque a partir de ella todo es posible.

La gracia eficaz es una ayuda que es derramada sobre sobre nosotros, porque es Dios que nos ayuda con la gracia de Él y nos sostiene. La gracia es aquella que nos ayuda cuando necesitamos, pero ella necesita ser suplicada y pedida constantemente. Pida al Señor para darle la gracia y sea humilde, confiar y perseverar.

Necesitamos pedir la gracia, porque no podemos luchar solo con nuestras fuerzas, sino, contar con la ayuda y gracia de Dios.

Conviertate en un hombre nuevo y no abra las puertas para el hombre viejo. ¡Fortifique tu hombre nuevo! Muchas veces estamos caídos y, cuando estamos en esta posición, existe una mano extendida para rescatarnos. Ella es mano es de Dios.

“La posición que puede dejarnos en pie, es cuando estamos de rodillas”. Porque, si estamos en el suelo y quedamos de rodillas, va ser más facil para levantarnos.

Cuantas veces sea necesario, Dios derramara la gracia de Él sobre nosotros. Porque, si la gracia es diaria, también va ser la lucha.

¡Sepa que mismo en el imposible, Dios hace lo posible!

El PHN no puede ser solo un encuentro; él necesita ser una lucha. ¡Arriba!

Tiago Marcon
Misionero de la Comunidad Canción Nueva
Predica durante el PHN 2018

Deja un comentario