¡Vivamos la misericordia mientras hay tiempo!

Hoy quiero compartir sobre el tiempo. ¿Cuánto tiempo tiene cada uno de nosotros? No lo sabemos, pero ve lo que Jesús le dijo a Santa Faustina:

Santa Faustina estaba recitando el texto de la misericordia y escuchó una voz diciendo: “Oh que grandes gracias concederé a las almas que reciten esta coronilla. El interior de mi Misericordia se conmueve por aquellos que rezan esta coronilla. Anota estas palabras hija mia y habla al mundo de mi misericordia. Esta es la señal para los últimos tiempos, después de ella vendrá el dia de la justicia. Mientras es tiempo recurran a la fuente de mi Misericordia, saquen provecho de la sangre y del agua que brotan para ellos” (Diário de Santa Faustina nº 848)

La Palabra que meditaremos está en Juan 16,20-22.

¿En este mundo estamos llorando? lamentandonos? Parece que nosotros, cristianos, estamos viviendo un tiempo más dificil. La Palabra dice :”El mundo se alegrará, la sensación es que el sufrimiento solo toca nuestras puertas.

Nuestra expectativa es de cuando veremos a Jesus nuevamente. Nuestro lugar no es aqui, nuestro lugar es el cielo. Cuando hablamos de tiempo, podemos atribuir a dos perspectivas: una del tiempo cronológico, pues parece que el tiempo nos devora, la segunda perspectiva del tiempo es el Kairós. Estamos esperando el regreso del Señor, en este espacio de tiempo tenemos que vivir el kairós que Dios tiene para nosotros, vivir este tiempo de gracia. Aprovechar las oportunidades del dia a dia, aprovechar para estar con quien amamos.

Queremos aprovechar el tiempo pero parece que estamos con una venda en los ojos, estamos ciegos, no logramos ver al otro y ver en ellos en rostro del Cristo.

El Señor quiere enseñarnos, quiere ponernos en el camino pero no estamos con los ojos abiertos. Abramos los ojos para el tiempo de la gracia de Dios.

Lee tambien:

En el tiempo de hoy nisiquiera necesitamos prender la televisión para que tengamos conocimiento de tantas tragedias. Estamos en abril pero vivimos tantas situaciones que nos dan la impresión de que estamos en octubre.

Muchas personas nos dicen: “el fin está cerca” pero para nosotros cristianos, será un tiempo de mucha alegria, pues estaremos con Cristo Jesus.

Vivimos la semana pasada la Pasión del Señor, y este es el camino que debemos hacer. Por eso no tengamos miedo. Ese “mientras hay tiempo” no es de miedo, sino de alegria. Nada de lo que pasamos en esta Tierra se compara con lo que nos espera en el Cielo.

Vivamos este kairós, este tiempo oportuno que Dios nos está dando y finalmente no sabemos cuanto tiempo tenemos pero como dijo San Pablo: “Para mi vivir es Cristo y morir es ganancia” (Filipenses 1,21).

Somos aquellos que creyeron en la Resurrección del Señor, esa es la verdad que debe estar en nuestro corazón.

Mientras estamos en este tiempo, en este mundo, las luchas que enfrentamos son parte pero qué podemos hacer para cambiar las situaciones que estamos viviendo? mientras hay tiempo, recurramos a la fuerza de la misericordia!

Daniela Miranda
Misionera de Canción Nueva
Fiesta de la Divina Misericordia – 2019

Deja un comentario