El fin de los tiempos nos obliga a fortalecer el amor

Nosotros estamos viviendo el fin de los tiempos y no podemos dejar que el mundo nos enrede

Jonathan Ferreira.
Foto: Roger Ferrari/cancionnueva.com.es

En este campamento, nosotros hablamos de varios temas importantes, pero necesitamos hablar, también, de algo que la Sagrada escritura nos dice. Ese tema es ‘la vuelta de Jesús’. Esta vuelta de Jesús es la vuelta gloriosa de Él, Su segunda venida.

Cristo, en su primera venida, vino en un local simple, pobre, sin muchas condiciones, en el sentido de la humildad, y Él prometió que volvería. En Matheus 24, Jesús habla sobre el fin de Jerusalén, sobre el fin de las cosas, el fin de los tiempos.

Jesús dice que, em el fin de los tiempos, habrá persecuciones, calumnias y juicio sobre los cristianos. Y, aún añade que, en el fin de los tiempos, algunos van negar la fe y el amor va enfriarse. Además, el más interesante es que, en el Catecismo de la Iglesia Católica, nos dice que el fin de los tiempos comenzó cuando Jesús ascendió al Cielo.

Nosotros podemos recordarnos que la persecuciones comenzó em el tiempo de los apóstoles, por los romanos por los judíos antiguos, como Saulo. Pero, aún hoy, podemos ver estos señales, las persecuciones, las guerras, el fin de los tiempos.

No solo por estas señales podemos ver el fin de los tiempos pero también de forma como el mal se organiza para ir contra el bien. El mal se actualizó, creo otros tipos de persecuciones, lleva muchos a creer que la fe cristiana no vale la pena ser vivida. Antes, mataba golpeaba; hoy, funciona como forma de convencimiento.

Sin embargo, en el Catecismo, también dice que el fin de los tiempos es el tiempo del Espíritu y del testimonio. Por eso, no fue en vano que ocurrió el Pentecostés después de Jesús haber subido al Cielo. Eso muestra a las tres realidades importantes que traducen que nosotros estamos en los fines de los tiempos, siendo ellas la persecución, el Espíritu y el testimonio.

Todavía, dentro de este tiempo, tiene el fin de los tiempos, una tercera parte que es el fin de todo. Esta tercera parte nos habla que el amor va enfriándose y los buenos van perder la voz, así, el mal se pone como la solución de los problemas.

Pero, en toda Misa que vamos y proclamamos la venida de Jesús, recuperamos el amor y fortalecernos en la espera del Señor. Necesitamos estar atentos y creciendo en el amor!

:Vida en el Espíritu Santo
.:Mundo de los placeres
.:No tengas miedo de descubrir tu vocación
.:¿Cómo se manifiesta la cultura de la muerte en la sociedad?
.:La revolución sexual nos quiere esclavizar
.:La juventud necesita creer en la existencia de Dios
.:¿La juventud copo de nieve o raíz?

Jonathan Ferreira
Misionero de la Comunidad Canción Nueva
Predica durante el Campamento “Revolución Jesús” 2019

Deja un comentario