El Padre busca adoradores que lo adoren en espíritu en verdad

Para sernos verdaderos adoradores necesitamos convertir nuestro corazón al Señor

Eugênio Jorge Foto: Roger Ferrari/cancaonova.com

Eugênio Jorge
Foto: Roger Ferrari/cancionnueva.com.es

La adoración es fruto de una verdadera conversión

Un canto nuevo solo puede brotar del corazón de hombres nuevos, no hombres infalíveis, pero personas que postraran su corazón al Señor.

Estar en la presencia de Dios presupone santidad, una busca de sernos lavados constantemente en el sangre necesito de Jesús.

La mayor y más poderosa adoración tiene nombre: Celebración Eucarística. Y Jesús que se sacrifica en la cruz por nosotros, el sacrificio de Cristo es la adoración perfecta.

Si queremos verdaderamente adorar a Dios, necesitamos ir a misa!

Para mí, todo comenzó en 79. Mi ministerio comenzó en la misa y espero que termine en ella.

El ministerio de música

Nuestro ministerio es maravilloso, porque provoca las personas a tener intimidad con Dios. Para la adoración es necesario tener intimidad con Dios.

En la adoración el Padre se hace presente. Sin embargo, la adoración presupone sacrificio e intimidad. Y Él nos invita a vivir esta experiencia.

Músicos, hermanos, queridos, si Dios no tiene su corazón, a Él no interesa su música.

La verdadera adoración

El verdadero adorador es aquel que tiene los mandamientos y los guarda, es aquel que ama Jesús.

Dios quiere hacer más fecundo nuestro ministerio. Si nos acercamos, con fe, de Cristo, así Él actuará en nuestro ministerio, entonces, lo conocemos, porque no es posible adorar a quien no se conoce.

Sumergimos en esta feliz realidad: somos de Dios, comprados a precio de sangre en la Cruz.

En cualquier caso, necesitamos adorar al Señor. La adoración nos pone cara a cara con el Cristo.

Y las escorias que están atrapadas en nosotros, que se sueltan.

.:Aquel que comer de este pan, mismo que muera, vivirá

Canção Nova
Traducción e Adaptación
Retiro espiritual de músico

Deja un comentario