Los pecados nos apartan de la presencia de Dios

Si no tuviera Misa, el catolicismo no existiría. Santo Afonso Maria de Ligório dijo que: “Jesús vino del Cielo para celebrar la Misa”.

La Misa es la renovación del sacrificio de Jesús en el calvario. Por eso, Jesús vino del Cielo para celebrar la Misa. Si nosotros perdiéramos la Misa, íbamos convertirnos protestantes, íbamos adorar Jesús, pero no íbamos hacer la verdadera adoración a Él.

Desgraciadamente, por vuelta del año de 1500, un sacerdote, en crisis y con problemas interiores, comenzó un devaneo de ideas, diciendo que Dios había puesto estas ideas, Él quitó dos cosas importantes de la vida del cristiano: el sacerdocio y la Misa.

Yo costumo decir que Jesús es católico porque Él fundó la Iglesia Catolica, esta verdad nadie puede quitar.

El nacimiento de la Iglesia

La Iglesia nació de la cruz de nuestro Señor. En el Evangelio de San Juan, capítulo 19, dijo que cuando Jesús estaba en el calvario y murió, el soldado fue constatar si Jesús estaba muerto y cogió una lanza e introduje del lado, dijo que allí salió sangre y agua. El Catecismo de la Iglesia Católica va decir que del lado adormecido de Cristo, es decir, donde la lanza entró la Iglesia nació. Água: Bautismo; sangre: Eucaristía.

La Iglesia nació del Bautismo y de la Eucaristía y de la Eucaristía, de la muerte de Jesús en la cruz que nos da estos dos sacramentos que son esenciales para nuestra vida. ¿Quien se salva sin el Bautismo?

Bautizarse fuera de la Iglesia significa renunciar al verdadero Bautismo, eso se llama apostasía.

Padre José Augusto en la Misa durante el evento Revolución Jesús – (Revolução Jesus) Foto: Bruno Marques/cancionnueva.com.es

Quiero detenerme en la Primera Lectura de la Liturgia de hoy, donde Juan está diciendo: “Carissimos, esta es la confianza que tenemos en el HIjo de Dios: si pedimos alguna cosa de acuerdo con tu voluntad, él escuche a nosotros. Y si sabemos que él escucha a nosotros en todo que pedimos, sabemos que tenemos lo que habíamos pedido”.

Muchas personas esta enfadas porque están pidiendo cosas a Dios y no están siendo atendidas. Cuando pedimos cosas a Dios tiene que estar de acuerdo con la voluntad de Él, y nuestro pedido tiene que estar de acuerdo con nuestra salvación.

Juan siguiendo diciendo: “Si alguien ver tu hermano cometer un pecado que no conduje a la muerte, que él rece y Dios te va dar la vida; esto, si de echo, el pecado que has cometido no conduje a la muerte. Existe un pecado que conduje a la muerte, pero no es respeto de este que yo hablo que se debe rezar”.

¿No da para comprender lo que Juan está diciendo, debemos rezar por aquel pecado que no nos conduje a la muerte? Vamos comprender que es la muerte. Si todos nosotros vamos morir; ¿cómo el pecado no nos conduje a la muerte? Juan está refiriéndose a la muerte eterna, a la muerte eterna es el infierno. El sufrimiento eterno es comparado a la muerte que es la privación eterna de Dios.

Dios nos da la oportunidad de vivir eternamente con Él en el Cielo, pero vacilamos y acabamos cayendo en el pecado que nos lleva a la muerte.

Los pecados

¿Cuál es el pecado que lleva a la muerte? La Iglesia va decir que existe el pecado mortal y el pecado venial. El pecado mortal está relacionado a los Diez Mandamientos. Tengamos cuidado para no caer en los pecados mortales.

Jóvenes se reúnen y cuentan tus pecados mortales como ventajas; hombres adúlteros cuentan a los amigos sus ventajas del pecado mortal, pero no tiene coraje de pedir perdón al sacerdote por sus pecados.

Quiero abrir un paréntesis para decir que muchas personas dicen que yo solo hablo sobre infierno, pero me gusta recordar que existe Cielo. ¿Cómo vamos para el cielo sin saber lo que nos lleva para el infierno?

Es interesante que, San Pablo, en la Carta a los Gálatas, trae una relación de pecados que conduce a la muerte. San Pablo dijo que todos aquellos que cometen los pecados no alcanzarán la vida eterna.

Los pecado venial son pecados del día a día. Son los pecados que nos dejan debilitado. Si morimos con el pecado venial, vamos para el purgatorio. Los pecados mortales nos llevan para el infierno, los pecados veniales nos llevan para el purgatorio.

Un vez, estaba viendo un documentario en que mostraba los ríos más lindos de la Tierra, eran aguas claras que daban para ver incluso los peces. Así es el alma en estado de gracia: limpia, sin ninguna suciedad.

¿Tu ya has ido chiquero? Cuando llega ya tiene impacto, es una suciedad total y los cerdos se ensucian. Así es el alma en estado de pecado mortal.

Lee más:
.:¿Por que el hombre no es configurado?
.:Joven, haga un encuentro con personal con Dios
.:El secreto para una buena confesión
.:La esencia es convertirnos semejantes a Dios

Los pecados nos apartan de Dios

Los pecados mortales nos apartan de la gracia de Dios. Si caemos en pecado mortal, perdemos Dios para siempre.

En el día de nuestro nacimiento, Dios no di un reloj, y allí comenzó nuestra lucha para sernos santos. Si tu estás en en los pecados que llevan a la muerte, elimina de tu vida, porque, la cosa es muy seria, y con Dios no se juega, como dijo en San Pablo a los Gálatas.

Conozca:
.:Liturgia cotidiana
.:Homilia cotidiana

Sacerdote José Augusto
Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva
Predica durante el Evento “Revolución Jesús”

Deja un comentario