Santidad: un verdadero desafió

En esta predicación, hablaremos sobre algunos personajes. Vamos hablar de Ozias, Isaías, el profeta Jonas, entre otros.

Mira lo que habla la Palabra de Dios:

“El año en que murió el rey Ozías, vi al Señor sentado en un trono elevado y alto, y el ruedo de su manto llenaba el Templo. Por encima de él había serafines. Cada uno de ellos tenía seis alas: con dos se cubrían el rostro, con dos los pies y con las otras volaban. Y gritaban, respondiéndose el uno al otro: «Santo, Santo, Santo es Yavé de los Ejércitos, su Gloria llena la tierra toda.» Los postes de piedra de la entrada temblaban a la voz del que gritaba y la Casa se llenaba de humo. Yo exclamé ¡Ay de mí, estoy perdido, porque soy un hombre de labios impuros y vivo entre un pueblo de labios impuros, y mis ojos han visto al rey, Yavé de los Ejércitos! Entonces voló hacia mí uno de los serafines. Tenía un carbón encendido que había tomado del altar con unas tenazas, tocó con él mi boca y dijo: «Mira, esto ha tocado tus labios, tu falta ha sido perdonada y tu pecado, borrado. Y oí la voz del Señor que decía: «¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros?» Y respondí: «Aquí me tienes, mándame a mí” (Is 6, 1-8)

Quien necesita de cura es porque esta enfermo, quien necesita de liberación es porque esta preso, quien necesita de un milagro es porque necesita de algo imposible. Y delante de este tema que es la santidad, yo pensé conmigo: “¿Cómo que debo encarar esta multitud, hablar sobre la santidad, si yo mismo me veo lejos de ella?” Me siento, por lo tanto, semejante al profeta Isaias que dijo: “¡Estoy perdido porque soy un hombre de labios impuros, y hábito con un pueblo (también) de labios impuros y, sin embargo, mis ojos han visto el rey, el Señor de los ejércitos!”

El profeta Isaias solo consiguió tener esta visión de la Gloria de Dios, después de la muerte del rey Ozias. Delante de eso, le pregunto: ¿Qué “Ozias” es este que necesita morir dentro de ti, para que consiga ver la Gloria de Dios en tu vida?

“Santidad, mis hermanos, es un camino ser recorrido” – Thiago Tomé |Foto: Andréia Britta / cancionnueva.com.es

La santidad es un camino a ser recorrido

Tal vez tu me dices: “¡Mira, Thiago, mi ‘Ozias’ es aquella persona que vive me importunando!” Tal vez sea tu vecino con aquel son alto, o tal vez aquella persona que siente la “dueña de la iglesia”, y que inhibe en el ejercicio de tu misterio.

Mira bien: no se trata de querer eliminar aquellos que nos incomodan, pero trata de matar esta vieja criatura que habita en nosotros, este “Ozias” que nos arrastra al pecado.

Comprenda que existen cosas en tu vida, las cuales tu aún no tiene la clareza para comprender, porque este “Ozias” no murió dentro de ti. Cuando este “Ozias” morir, tu tocaras en el designo que Dios tiene para tu vida, a ejemplo de lo que aconteció con el profeta Isaias.

La primera vez he participado del campamento PHN, nunca vi una multitud de jóvenes libertos de sus vicios, que se reconocián impuros, pero como el profeta Isaias, deseaban la santidad y decían al Señor. “¡Estoy aquí!”

Al contrario del profeta Isaias, tenemos el profeta Jonas, que tomo la decisión de huir de la presencia de Dios. Al huir del Señor, Jonas embarcó en un navío, y ese navío casi hundió por causa de una tempestad. ¿Por que? Porque para el capitán de aquella embarcación y para aquellas personas que estaban en aquel navío, el “Ozias” de ellos era el propio Jonas. El profeta Jonas atrayo sobre aquel navío una gran desgracia, y el capitán de aquel navío tomo la decisión de atraer el profeta al mal. Dejame preguntarte: ¿Tu tienes coraje de tirar para fuera de tu barco, ese “Ozias”, esta amistad que te esta llevando al pecado?

En el PHN, estas invitado a cultivar amistades verdaderas, sinceras, amistades que te llevan para Dios, para el Cielo.

Sin Dios, y sin estos amigos que nos fortalecen en el camino, las personas no consiguen lograr la santidad. Comprenda que todo guerrero necesita de una estrategia en el combate. Mantenga tu fidelidad, tu relación con Dios. ¡Este desafió de lograr la santidad también es tuyo, mi hermano!

Cuando, en misión, fui vivir en Tierra Santa, yo no sabia comunicarme con las personas que allí vivía. ¡No sabía hablar árabe, ingles, español, nada! He quedado seis meses en silencio y pidiendo a Dios que me diera la gracia de saber comunicarme con aquel pueblo. ¿Por que diciendo eso? Porque eso fue un “Ozias” que tuvo de morir en mi vida, tuve que aprender a silenciar.

Santidad, mis hermanos, es un camino ser recorrido. Pero, te hablo: de nada sirve tener mucho estudio, conocimiento de las cosas de Dios, si no sabemos relacionarnos con las otras personas. Mi fe, mi camino con Dios, exige de mí una postura de santidad.

.:PHN: Joven, no tengas miedo de ser santo – En Vivo
.:Solo en Cristo encontramos la Verdad que libera
.:Corazón del Guerrero, morada de las virtudes

La Palabra de Dios nos dice sobre un joven que no tiene nombre:

“hombre joven se le acercó y le dijo: Maestro, ¿qué es lo bueno que debo hacer para conseguir la vida eterna? Jesús contestó: ¿Por qué me preguntas sobre lo que es bueno? Uno solo es el Bueno. Pero si quieres entrar en la vida, cumple los mandamientos. El joven dijo: ¿Cuáles? Jesús respondió: No matar, no cometer adulterio, no hurtar, no levantar falso testimonio, Lev 19,18 honrar al padre y a la madre y amar al prójimo como a sí mismo. El joven le dijo: Todo esto lo he guardado, ¿qué más me falta? Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, vende todo lo que posees y reparte el dinero entre los pobres, para que tengas un tesoro en el Cielo. Después ven y sígueme.” (Mt 19, 16-21).

Existe una diferencia entre ser salvo y ser salto. ¿Este joven del Evangelio era un joven PHN? ¿Sí o no? ¡Por supuesto que sí! Se trataba de un joven que estaba a camino del Cielo, que observaba mandamientos, además, aún le faltaba santidad. Le faltaba perfección. Le faltaba recurrir este camino de santidad.

¿Tu ya vives esta experiencia de apartarse definitivamente del pecado, de sentir el amor de Dios, al punto del Señor ser el centro de tu vida? Si un día ya sintió eso, vuelve a esta experiencia. Y si aún no sintio, aquí, en este campamento PHN, es el lugar ideal para que tu puedas hacer esta experiencia maravillosa.

La santidad es personal. ¡Ella es para ti! Quien necesita ser santo es quien se reconoce pecador, es decir, la santidad es para todos nosotros. Luche por ella.

Thiago Tomé
Cantor y Misionero de la Comunidad Canción Nueva
Predica durante el evento PHN 2019

Deja un comentario