La palabra de orden es DECISIÓN

Necesitamos ser hombres y mujeres decididos. Delante de cada situación y delante de cada persona que encontramos, necesitamos tener una actitud activa.

Muchas situaciones adversas suceden día a día y se despiertan en nuestro corazón la duda, el miedo, la tristeza, el resentimiento, el dolor; pero, no podemos dejarnos arrastrar por ellos, ni alimentarlos en nuestro corazón, porque ellos nos ciegan, haciéndonos impotentes, de modo que no conseguimos entrever una salida para todo lo que estamos viviendo, y, así, acabamos por hacernos personas amargas y negativas.

Di para el Señor y para las personas con las cuales tú convives: yo me decido de hoy en adelante a amar, a perdonar, a hacer el bien. Yo quiero vivir este año de manera diferente, según los designios de Dios para mí.

Con seguridad, Dios ya bendijo tu decisión. ¿Vamos a hacer juntos este propósito? Dios te bendiga en este nuevo tiempo.

Pongamos toda nuestra confianza en el Señor.

“Sólo en Dios reposa mi alma, es de Él que me viene lo que yo espero” (Sal 61,6).

¡Jesús, yo confío en Ti!

Luzia Santiago

Comunidad Canción Nueva

Deja un comentario