Un sacerdote “Hecho todo para todos”

08/12/2016

Un sacerdote que cambió la vida de muchas personas

Monseñor

Monseñor Jonas Abib, a los 12 años, dejó su ciudad natal, Elias Fausto (SP), y a su familia para responder al llamado de Dios. Ingresó tempranamente al Seminario Salesiano de Lavrinhas, en la región del Valle de Paraíba, Estado de San Pablo.

Con un corazón de niño, que muy chico despertó a la fe, Jonas, de a poco, inició sus primeros pasos en la caminata hacia el sacerdote. Lo que él no sabía, en aquella época, era que su decisión influiría en la vida de muchos otros jóvenes en el futuro en Brasil y en tantos otros lugares.

El 8 de Diciembre de 1964, Jonas Abib se ordenó sacerdote para el pueblo. Más tarde, a partir de su llamado, dio inicio a la fundación de la Comunidad Canción Nueva.

Mi manera de “gastar mi vida” es ser sacerdote para Dios y para el pueblo” Monseñor Jonas. Con los trabajos de evangelización, realizados por Canción Nueva, varios jóvenes fueron atraídos hacia esta comunidad católica, en la cual ingresaron como misioneros. A lo largo de la caminata, muchos laicos despertaron para su vocación, dando una respuesta positiva a Dios.

Historia de vida:
.:Monseñor Jonas Abib

Dentro de esas muchas vocaciones, surgieron jóvenes sacerdotes que, teniendo como ejemplo de vida el ministerio sacerdotal del Monseñor Jonas, decidieron dedicarse, enteramente, al servicio del Evangelio.

“Mi manera de “gastar mi vida” es ser lo que soy: soy sacerdote para Dios y para el pueblo; y así me quiero consumir como una vela. Como mi padre Don Bosco, que murió enfermo, pero que gastó todas sus energías. Soy llamado a vivir mi primera vocación así: dando la vida”, testimonió Monseñor Jonas.

Hecho todo para todos: esta fue la manera que encontró este profeta de la modernidad para emprender su vida.

¡Felicidades Monseñor Jonas, tu sacerdocio es una bendición para el pueblo de Dios!

Comunidad Canción Nueva

Comentarios