9º día de la Novena de San Juan Bosco

Don Bosco y la oración, intercesión

En las contradicciones, el principal remedio es la tranquilidad y la caridad (Don Bosco).

Oración a Don Bosco

San Juan Bosco, Padre y Maestro de la Juventud, dócil a los dones del Espíritu y abierto a las realidades de su tiempo, fuiste para los jóvenes, especialmente humildes y pobres, una señal de amor y de predilección de Dios.

Si nuestro guía en el camino de amistad con el Señor Jesús, para podernos percibir en Él y en su Evangelio el sentido de nuestra vida y la fuente de la verdadera felicidad.

Ayudanos corresponder con generosidad a la vocación que recibimos de Dios, para sernos, en la vida cotidiana, constructores de comunión, y, en comunión con la Iglesia entera, colaborar con entusiasmo en la edificación de la civilización del amor.

Danos la gracia de la perseverancia en la vivencia de la vida cristiana en grado elevado, según el espíritu de las bienaventuranzas; y haz con que, guiados por María Auxiliadora, podamos encontrarnos, un día , contigo en la gran familia del cielo. Amén.

Sugestión de Lectura Bíblica: Juan 14, 12-14.

Para que puedas rezar y comprender el vídeo necesitas ‘acionar el subtitulo en español’:

Meditación

Don Bosco, exhausto en sus fuerzas por el incesante trabajo, quedo enfermo gravemente. Delante de eso, muchos jóvenes ofrecieron al Señor la propia vida por él.

“Aquello que hice, yo hice para el Señor (…)”, afirmo Don Bosco”, afirmo Don Bosco. “Podría haber hecho más, pero mis hijos lo harán”. Una de sus recomendaciones fue esta: “Decir a los jóvenes que los espero en el Paraíso”. Y él murio en 31 de enero de 1888, en su pobre habitación de Valdocco, a los 72 años de edad.

Rece: Padre Nuestro. Ave María.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre. Amén.

Oración del día

oh Don Bosco Santo, Vos que amaste siempre tan compasivo con las adversidades, dirige una mirada a nosotros tan necesitados de ayuda. Hacer bajar sobre nosotros y sobre nuestras familias las maternales bendiciones de María Auxiliadora; alcanzar todas aquellas gracias espirituales y temporales que necesitamos: interceder por nosotros en vida y en muerte, a fin que posamos cantar eternamente las divinas misericordia en el Cielo.

Fuente: Canção Nova

Deja un comentario