Novena de Navidad- 2º Día

Reza con nosotros el segundo día de la novena de Navidad

En este segundo día de la Novena de Navidad, la liturgia nos presenta el relato de la geneaología del Señor Jesús. Un texto que si vemos sin atención, son solo nombres que desconocemos. Pero si descubrimos el sentido de esos nombres, el significado que tiene en la historia de Israel, veremos que San Mateo nos sitúa en el centro de la historia de Israel y en ella, Jesús, que nació de la Virgen María.

En este día, aprovechemos para valorizar lo que significa tener una familia, personas que nos dieron la vida, un apellido, un hogar, cariño y afecto.

Motivación del 2º día de la novena de Navidad

:: En este segundo día de la novena de Navidad, continúa preparando el pesebre. Después de haber colocado la imagen de la Virgen María, coloca la imagen de San José.

:: Que cada uno haga una oración a José y a María, pidiendo su intercesión y su ayuda por cada familia, pidiendo que nuestra familia tenga los mismos sentimientos que ellos tuvieron. Pedirles que nos preparen para Navidad.

:: Hacer algún gesto o actitud concreta durante el día, acercándose a alguna familia de quien sabes que tiene dificultades y busca ser vínculo de unión y comunicación. Hacer lo que puedas para ayudar a quien está en dificultad.

Oración Inicial

:: ¡En nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amén!

Maria, Virgen embarazada, Mujer de Dios, Virgen del “si” fecundo, tú que fecundaste al Verbo de Dios y lo llevaste en tu seno durante nueve meses, sintiendolo palpitar y crecer dentro de ti, experimentando Su presencia y siendo transformada por El.

En estos días que anticipan el nacimiento de tu Hijo, nosotros queremos acompañarte, queremos estar contigo para aprender de ti y llevar a Dios en el corazón y dejarmos transformarnos por Su presencia.

Maria, Virgen embarazada, te pedimos que al acompañarte, seas tú quien interceda por cada uno de nosotros para que podamos celebrar la Navidad llenos de la presencia de tu Hijo en nuestra vida. María, Virgen Madre, mujer de la espera confiada, pide por nosotros, para que en esta Navidad, todos podamos estar más perto de su Hijo y asi, seamos capaces de recomenzar, de perdonar y ser perdonados, de volver a amar y ser sanados interiormente, para celebrar y vivir la vida de Dios en nosotros.

María, Virgen del sí y de la realización, Virgen Madre del silencio elocuente, ayudanos a celebrar esta Navidad teniendo a tu hijo como centro de nuestra vida. María, ruega por nosotros ahora y siempre.

¡Que así sea!

Reflexión de la Palabra de Dios

Lectura: Mateo 1,1-17

Profundiza el Evangelio, tener en cuenta el fin de la genealogía y su significado. De un paso más, no solo cnocer lo que dice el texto sino profundizar, buscar el sentido de lo que se dice, la importancia y trascendencia de lo dicho. Actualizarlo y aplicarlo en la vida.

ContemplaciónEs buscar apropiarse del texto, no verlo como espectador sino ser participante de la escena. Tener una relación personal y directa con los personajes, usar la imaginación para conocer y profundizarlo interiormente.

Oración

Oración: María, mi Madre, en estos días que estamso buscando entrar en el clima de la Navidad, te pedimos ayuda para que tu intercedas por nosotros , para que al celebrar el nacimiento de tu Hijo, nuestro Señor, cada uno de nosotros nos sensibilicemos más y más del amor del Padre por nosotros, de la importancia de lo que hizo Jesús, dignificando nuestra vida con la tuya. INtercede por nosotros, para que en esta Navidad, nos acerquemos más a tu hijo.

¡Que así sea!

Lee más: 
.:Novena de Navidad – 1º Día
.:¡Navidad, fiesta de la Luz!

Oración Final

Niño Jesús, Tu eres descendiente de David, de Abraham, el Hijo de la Virgen Maria, tú has asumido nuestra historia formando parte de ella. Tu, en la plenitud de los tiempos, quisiste nacer de una mujer y ser uno de nosotros, para demostrar el gran y lindo valor que es tener una Madre, una familia, personas de la misma sangre, con quien compartir la vida, siendo queridos y apoyados, creciendo como personas para tener sentimientos de unidad, cariño y afecto, de solidariedad y comprensión, imitando a Tu familia.

Niño Jesús, Tu que tuviste una familia, bendice la nuestra y haz que en ella los padres tengan sentimientos de entrega de amor y cariño, de interés y sensibilidad, que se quieran y vivan uno para el otro, y que los hijos sientan en todo momento el amor que Tu nos tienes por medio del amor de los padres. Niño Jesús, bendice a cada familia y llenalas de amor y ternura, como tuviste el de tu Madre y de José.

¡Que así sea!

Deja un comentario