Novena de Navidad - 5º Dia

Reza con nosotros el quinto día de la novena de Navidad

Este quinto día de preparación para Navidad está centrado en la persona de Maria, en su actitud, en su docilidad, en su abertura a la acción de Dios.

Ante la manifestación del Señor, la Virgen supo responder y corresponder al proyecto de Dios para ella. Viendo la disposición y abertura de María, que cada uno vea como está respondiendo al Padre en su vida y así, en estos días que anteceden a la Navidad, podemos prepararnos interiormente para el nacimiento del Señor entre nosotros.

Motivación del 5º día de la novena de Navidad

:: En este quinto dia de la novena de Navidad, continúa preparando el pesebre. Después de haber colocado la imagen de María, de José, de haber puesto el establo y el pesebre vacío, coloca la vaca y el burro, aquellos que acompañaron el nacimiento del Hijo de Dios.

:: Que hagamos una oración de abandono y confianza en el Señor, agradeciendo el “si” de María y colocándonos en Sus manos, para que él haga en nosotros Su voluntad.

:: Hagamos algún gesto concreto durante el dia. Que sea un día de acción de gracias y abandono en las manos del Señor, para que El realice en cada uno de nosotros su obra salvífica.

Oración Inicial

:: “En nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo ¡Amén!

Maria, Virgen embarazada, mujer de Dios, Virgen del “si” fecundo. Tu que fecundaste al verbo de Dios y lo llevaste en tu seno durante nueve meses, sintiéndolo palpitar y crecer dentro de ti, experimentando su presencia y siendo transformada por El.

En estos días que anticipan el nacimiento de tu Hijo, queremos acompañarte, queremos estar contigo y aprender de ti a llevar a Dios en el corazón y que nos dejemos transformar por Tu presencia.

Maria, Virgen Embarazada, te pedimos que al acompañarte, seas tú quien interceda por cada uno de nosotros, para que podamos celebrar Navidad llenos de la esperanza de tu Hijo en nuestra vida. María, Virgen Madre, mujer de la espera confiada, pide por nosotros para que en esta Navidad, todos podamos estar más cerca de tu Hijo y así seamos capaces de recomenzar, de perdonar y ser perdonados, de volver a amar, y ser sanados interiormente para celebrar y vivir la vida de Dios en nosotros. María, Virgen del “si” y de la realización, Virgen Madre del silencio elocuente, ayúdanos a celebrar esta Navidad, teniendo a tu Hijo como centro de nuestra vida. María, pide por nosotros ahora y siempre.

¡Que así sea!”

Reflexión de la Palabra de Dios

Lectura: Lucas 1, 28-38

Profundizar el Evangelio. Detenerse en la actitud de Maria, en su reacción, en lo que dice, en lo que hace, en lo que siente en su respuesta.

Contemplación: Es buscar apropiarse del texto, no mirarlo como expectador, sino ser participante de la escena. Tener una relación personal y directa con los personajes. Usar la imaginación para conocerlos y profundizarlos interiormente.

Oración

Señor, te damos gracias por el testimonio y el ejemplo que nos dejaste de tu madre María. Gracias Señor porque María nos muestra la forma de vivir nuestra vida de fe. Señor, te pedimos que nos ayudes a tener las mismas actitudes de Maria. Haz Señor que creamos, que confiemos en Ti, que nos dejemos guiar por tu Espíritu Santo, para que tu puedas realizar en nosotros tu obra salvadora. Señor, ayúdanos a vivir lo que Tú nos pides y que siempre digamos con alegría y confianza: hágase en mí Tu Palabra, Tu voluntad.

¡Que así sea!

.:Novena de Navidad – 1º Día
.:Novena de Navidad- 2º Día
.:Novena de Navidad- 3º Día
.:Novena de Navidad- 4º Día
.:¡Navidad, fiesta de la Luz!

Oración Final

Maria, mi madre, tú que supiste responder al Señor, que le abriste el corazón para que hiciese en Ti Su obra, para que te llene de Su Espíritu Santo y te transforme interiormeente, para ser su instrumento y para que su Hijo viniese al mundo, te pedimos que intercedas por nosotros y que pidas al Señor que también nos transforme interiormente, para que también sepamos decirle: “Sí, hágase en mí según Tu Palabra”.

Maria, ayúdanos a tener tus sentimientos, ayúdanos a confiar siempre en el Señor, a que deseemos ser inundados por su presencia, por su Espíritu Santo. María, pide por nosotros y enséñanos a dejar nuestra vida en las manos de tu Hijo y que El nos haga instrumentos dóciles de tu presencia para los demás. María, que como tú, siempre digamos a tu Hijo: “Sí, hágase en mí según tu Palabra”.

¡Que así sea!

Deja un comentario