La obediencia es el camino de la salvación

La obediencia es un camino de sufrimiento, pero también de santidad

En el Evangelio de Mateus, capitulo 21, vemos la obediencia de un hijo para con su padre. San Pablo cuando habla a los Filipenses, dijo que Jesús obedeció hasta la muerte, y la muerte de cruz, al Padre, que le dio un nombre sobre todo nombre. Jesús obedeció al Padre hasta el fin.

Foto: Wesley Almeida/cancionnueva.com.es

Este Evangelio narra la parábola del padre que pide a dos hijos para trabajar en su viña, el primero dijo que no va, pero, después, se arrepiente y va. El segundo dijo que va, pero no va. Jesús pregunta cual de los dos obedeció al padre.

Ahora, es su momento de proclamar el Señorío de Jesús en tu vida. Si, en tu casa, tu haz lo que el diablo quiere, él piensa que los que viven allá pertenecen a él, porque hacen lo que él manda y lo que quiere.

Jesús es el Señor. Si tu haz lo que Él quiere, de acuerdo con sus mandamientos, entonces Él es el tu Señor. Sin embargo, se insulta, se habla, crea un ambiente insoportable, un infierno. El diablo no solo es mentiroso, pero también engañador. Hoy, es necesario decir: “¡Llega, basta! Yo no voy a mi Señor, Jesús es mi Señor, porque eso construye a mí y a los míos”

El Señor, por la obediencia, fue hasta la muerte y lo salvó, Él salvó tu familia. Por eso, tu necesitas decir ‘no’ al pecado, porque “¡Jesús es el Señor!”. Yo sé que la tentación va continuar, que su carne va continuar queriendo pecar, pero tu necesitas obedecer a Dios.

Reza conmigo: “Señor Jesús, yo asumo Tu señorío y quiero ser Tu siervo. Por eso, mandame Tu Espíritu Santo. Jesús, gobierna mi vida, guiame por tus veredas, guía mi inteligencia, mi de raciocinar, mis emociones y ganas, porque es el Señor que me guía.

Hoy, yo me entrego por entero a Tí, Señor. Te entrego mis ganas, quiero ser obediente. Dame la gracia de ser Tuyo. Quiere entregarte mi casa, aquellos que son míos, mí familia, porque ella es Tuya, los míos son Tuyos. Yo y mi casa serviremos al Señor. Yo Te entrego, Señor, mi trabajo, mi vida y mi futuro”

Lee más:
.:Entienda más sobre la obediencia a Dios
.:Píde al Señor la gracia de la obediencia
.:A la grandeza y la felicidad por la obediencia

Tu hermano,
Monseñor Jonas Abib
Fundador de la Comunidad Canção Nova

Deja un comentario