¿O qué la Eucaristía nos enseña?

La Iglesia nos enseña que “en el venerable sacramento de la Eucaristía [….] está contenido el Cristo entero en cada especie y bajo cada parte de la especie” (Concilio de Trente, s.XIII, cân. 3: DH 1653); pero; ¿será que realmente nosotros, cristianos católicos, creemos en eso?

Muchas veces, tengo la impresión de que nosotros participamos de la Santa Misa como si fuera solo un simbolismo y no el verdadero sacrificio de Cristo. El mismo sacrificio que Jesús hizo por nosotros, en su muerte de cruz; pues, en cada santa Misa, por medio del Sacerdote, es actualizado el sacrificio de Jesús, el cordero que se inmola para la remisión de nuestros pecados.

Necesitamos participar de ese momento con más piedad y devoción y no solo para cumplir preceptos, pues el propio Jesús que se ofrece por amor a mí y a ti, por nuestra salvación. Debemos adorar a Jesús como Él merece ser adorado.

Foto: wideonet by Getty Images

¡La Eucaristia es el propio Cristo! ¿Cómo portarnos delante de tal misterio?

Existe una historia de San Filipe Néri que nos ayuda a entender como debemos portarnos delante de Jesús eucaristico, especialmente en la Santa Misa. San Felipe Néri dando cuenta que las personas participaron de la Misa solo por participar y, muchas veces, comulgaban y ya se iban, él tuvo una inspiración. Durante una celebración eucarística, después te haber dado cuenta que un hombre recibió la Sagrada Comunión y ya estaba saliendo de la iglesia; y ese parecía no haber respetado la Presencia de Jesús, que había acabado de recibir, pidio a dos personas que sirven el Altar, que, con las velas encendidas, fuesen atrás de aquel hombre. Después de un tiempo caminando por las calles de Roma, el hombre se dio cuenta que aquellas dos personas lo seguió. Con eso, el hombre volvio a la Iglesia y pregunto, a Filipe Neri; porque estos dos estaban siguiendo a él. San Filipe Neri respondió: “Tenemos que prestar el debido respeto a Nuestro Señor, que tu estás llevando contigo. Como tu has recusado a adorar a Él, he mandado los dos que sirven el Altar para hacer eso”. El hombre con verguenza con la respuesta que recibió, resolvió, de las próximas veces, quedar más consciente sobre la presencia de Dios dentro de él.

Por eso, te invito para que puedas quedar más consciente de la presencia de Jesús en la Eucaristía y siempre después de la comunión. En tu momento de oración, pedir a Jesús el don de la fe y la gracia de adorar a Jesús como Él merece ser adorado. ¡Tu experiencia con Jesús Eucarístico va ser otra!

Lee más: 
.:¡La Eucaristía debe llevarnos a la caridad!
.:Los beneficios de la Eucaristía para la vida interior

Regiane Calixto
Es de Caxambu (MG – Brasil). Miembro de la Comunidad Canción Nueva, desde el año de 2009, la misionera es graduada en Ciencia de la Computación y pos grado en Gestión de Vehículos de Comunicación. Encontró en la tecnología y en la comunicación un medio para llevar las personas el Evangelio vivo y vivido. Instagram: @regianecn

Deja un comentario