RESILIENCIA

Para una vida liviana: flexibilidad y resiliencia

Priorizar lo que realmente importa tal vez sea el mayor desafio para quien desea construir una vida más liviana y significativa en nuestros días. Un desafio que tiene todo a ver con resiliencia, una palabra que, además, esta en la moda cuando el asunto es estimulo, pero, antes de todo, es un principio cristiano. Várias veces, Dios ordeno que fueramos resilientes, y eso queda muy claro en esta pasaje:

“¡Sea fuerte y corajoso! ¡No quedes desanimado ni tenga miedo, porque yo, el Señor tu Dios, estará contigo en cualquier lugar para donde vayas!” (Josué 1,9).

Foto: Wesley Almeida / cancionnueva.com.es

No sea consumido por la frustración

¡Conseguir volver al estado normal, después de una situación critica, eso es resiliencia! Y si no estoy engañada, es de eso que necesitamos en el momento, porque la frustración es inevitable, pero parar en ella definitivamente no es la mejor elección. Incluso porque, por más que lidiar con las contrariedades sea una tarea difícil, es importante recordar que el mundo no acaba junto con un plano que no ha funcionado.

Lee más:
.:Una propuesta para sonreír más
.:Comprenda por que la familia es sagrada
.:¡Solo en el Señor encontramos reposo!

Cuando miramos para nuestra historia, podemos darnos cuenta que las situaciones más difíciles que vivimos fueron también las que nos convirtieron personas mejores. Una vez que crecemos en autoconocimiento, encontramos nuevos medios para lidiar con las expectativas no correspondidas sin perdernos lo que es esencial.

¡Que tu vida tenga sentido y sea liviano!

Resiliencia no se improvisa, es necesario lanzar nuestras raices en el suelo fértil de la fe, haciendo elecciones concientes que dejan buenas marcas por el camino y puedan traernos de vuelta cuando sea necesario recomenzar.

He observado que las personas que viven con más liviandad y sentido son aquellas que consiguen ser más flexibles. ¡Entonces, si queremos paz y salud emocional, flexibilidad necesita hacer parte de nuestro trayecto! Eso no significa sernos pasivos y aceptar todo lo que nos proponen. Pero involucra sabernos que las personas equivocan así como nosotros, y tener sabiduria para recomenzar siempre que sea necesario con coraje y disposición. Es eso que yo deseo para ti en el día de hoy: ¡Flexibilidad y resiliencia!

Dijanira Silva
Misionera de la Comunidad Canción Nueva, desde 1997, reside en la misión de San Pablo, donde se desenvuelve en los medios de comunicación. Presente diariamente programas en la Radio América CN. Es columnista desde el 2000 del portal cancaonova.com. También es autora de libros publicados por la Editora Canción Nueva.

Deja un comentario