Jesús es la grande señal de Dios para toda la humanidad

¡No necesitamos pedir ningún otra señal a Dios para demostrar el tamaño de Su amor por nosotros. Jesús es la gran señal de Dios para toda la humanidad!

Jesús es la grande señal de Dios para toda la humanidad  2

Jesús contesta: Esta raza perversa y adúltera pide una señal, pero solamente se le dará la señal del profeta Jonás” (Mt 12,39).

Los fariseos y los maestro de la ley intentaron poner Jesús más una vez a la prueba, diciendo: “Señor, manifiesta una señal para que así podamos creer en lo que Tu hace, en lo que Tu enseñas”. Y Jesús es muy categórico: Ningún otra señal va ser dado a esta generación, a no ser excepción del profeta Jonas”.

¿Pero cual es la señal de Jonas? Tu te recuerdas de aquel libro pequeño de la profecía de Jonas, en el cual se cuenta la historia de este profeta que predico para Nínive, para que esta ciudad se convierta, que se penitencio por cuarenta días para Dios tener misericordia de aquel pueblo. Y también relata la historia de Jonas en el vientre de la ballena, durante tres días, allí quedo él y después fue expedido por ella [ballena].

¿Que la señal de Jonas enseña a todos nosotros? Así como Jonas quedo dentro de la ballena durante tres días, así también Jesús quedo en el vientre de la Tierra y, luego resurgió glorioso.

Sepan, mis hermanos, nuestras fe no necesita de más nada, a menos ser de este señal claro y evidente del amor de Dios por nosotros. Primero, Jesús murió por nuestros pecados, Él fue crucificado en madero sagrado y, allí en la cruz, murió por nosotros. Una vez muerto, fue sepultado y resucitó al tercer día para manifestar Su gloria y manifestar Su poder. Por eso que nosotros que creemos en Jesús, creemos en Jesús que murió en la cruz y no cansamos de anunciar Jesús muerto en la cruz por nosotros.

No es que Jesús este muerto, no es que Jesús continua clavado en la cruz, pero nosotros no ignoramos este hecho fundamental de nuestra fe; este alimento, el elemento que nos lleva a la vida plena. Nosotros que creemos en Jesús debemos siempre mirar para el Crucificado, esta señal que nos rescata. Muchas veces, las personas quieren poner Dios a prueba: “Señor, dame una señal de Tu amor. Señor, muéstrame que me vas ayudar”. Pero no podemos y no debemos poner Dios a prueba, no necesitamos pedir ninguna señal a Dios para demostrar el tamaño de su amor para nosotros.

¡Miremos para Jesús Crucificado, miremos para Cristo clavado en la cruz, allí esta la mayor manifestación del amor de Dios por nosotros! Es este Jesús, predicando en la cruz y sepultado en la Tierra, que resucitó al tercer día, que es gran señal de Dios para toda la humanidad. Es así que nosotros creemos, es así que vivimos, es este la señal y el milagro que debemos buscar!

¡Dios te bendiga!

Traducción: Thaís Rufino de Azevedo 

Padre Roger
Sacerdote de la Comunidad Canción Nueva

Deja un comentario