En la escuela de María, mujer eucarística

¡Donde está el Rey, entonces está María!

Foto: Archivo CN

María puede guiarnos para el Santísimo Sacramento, porque tiene una profunda conexión con él. El fruto de sus entrañas como bien vemos.

El Verbo que se encarna por su seno, presente en el medio de nosotros, es aquel que, llegando a nosotros por amor como vemos en el pesebre, decide permanecer. Mistério de la Presencia. Cristo es el presente en todas las partes de la vida del hombre. Y así, del pesebre hasta los altares, María es aquella que el acompaña, dijo Santa Tereza de Jesús, donde está el Rey, entonces está María.

¡Con que profundo amor ella nos enseña la mirada para el Niño de Belen, para la Cruz, para la Resurección! Y más nos interroga SJPII: ¿Cómo sera que María comulgo en las primeras comunidades cristianas el fruto de sus entrañas?

Que Ella nos enseñe a amar, a adorar y a bien comulgar Su Hijo.

Lee más: 
.:La fe y la obediencia de María salvarán el mundo
.:La paciencia de la Virgen María

Darlene Cristina

Deja un comentario