Trabajadores del tiempo de la misericordia

La belleza de este Evangelio comienza diciendo que Jesús recorría todas las ciudades y poblados, enseñando en las sinagogas, predicando el Evangelio y curando todo tipo de enfermedad. Todo esto sucede después de que Jesús revelara que el Espíritu Santo estaba en Él.

Aquel pueblo se admiraba y se llenaba de fe por todo lo que Jesús hacía. El Evangelio continúa diciendo que Jesús, viendo la multitud, se compadeció de ella. Mis hermanos, la comparación que el evangelista San Mateo hace es muy fuerte. No estamos acostumbrados, hoy en día, a escuchar sobre las ovejas, pero en la época de Jesús era común, porque todo rebaño de ovejas tenía su pastor.

Las ovejas no tienen mucho sentido de dirección, por eso se desvían fácilmente; si hay un pozo o un precipicio caerían con facilidad. Por esta razón, necesitan de un pastor que las cuide, este necesita ser un verdadero veterinario.

Jesús compara aquél pueblo como ovejas que no tienen pastor. Lamentablemente, los fariseos y doctores de la ley no cuidaban del pueblo, al contrario, lo oprimían cada vez más con el exceso de leyes.
La palabra “compadecer” significa “sufrir junto a”, y Jesús sufrió junto a este pueblo que estaba en aquella situación. Jesús se dirige a sus discípulos y les dice: “La mies es grande, pero los trabajadores son pocos” (Mt 9,37).

Monseñor

Foto: Wesley Almeida

“Mies” es un término muy lindo, algunas veces se traduce como “cosecha”. Si tienes una plantación y cosechas en el tiempo equivocado se pierde toda la plantación, ¡imagina todo el perjuicio!

¿Qué quiso decir Jesús sobre mies?

Aquella mies estaba por perderse, porque no había trabajadores para recoger la plantación. Todo lo que dice este Evangelio está presente en nuestra época también. Porque, la mies es grande, pero los trabajadores son pocos.

Nosotros tenemos una enorme plantación de hermanos que están perdiéndose en la ignorancia, están en el lodo de tantos vicios, pecados, violencias y Jesús no quiere perderlos, ¡necesitan ser salvados por nosotros!

Hoy se cumple exactamente un año de la Dedicación del Santuario “Padre de la Misericordia”, estamos en el tiempo de la misericordia. El Papa va a decretar en estos días el Año Santo de la Misericordia, donde quiere inspirarnos y mostrarnos que ¡estamos en el tiempo de la misericordia!

¿Qué se nos da en el tiempo de la misericordia?

La misericordia de Dios. Por esta razón, Jesús quiere mostrarnos, en este Evangelio, que nuestra mies es grande y corre un gran riesgo de perderse. Él quiere que pidamos trabajadores para nuestra cosecha.

¡Este trabajador de Jesús eres tú! Son nuestros hijos que se están perdiendo y tú eres llamado por Dios para salvar a estas personas y no dejar que se pierdan. Tal vez piensas que estas personas son “cabezas duras” y que no te escuchan. Sin embargo, vale la pena insistir, si no lo logras, reza sin cesar. ¡Maten tu corazón en Dios pidiendo por ellas, suplicando!

Acerca a tus seres queridos de regreso a Dios. Es la fe de un ansioso, de un necesitado, que este grito salga de tu espíritu. Desea ser vehículo de salvación para los tuyos, ellos necesitan y no pueden perderse.

¿Cuáles son las ovejas perdidas de tu casa?

Entre los tuyos, los que están cerca de ti, existen muchas “ovejas negras”, pero estas no pueden perderse, es el momento de que sean salvadas. Haz lo que Jesús mandó a hacer, manos a la obra, no pierdas ni uno de los tuyos.

“Curen a los enfermos, resuciten a los muertos, purifiquen a los leprosos, expulsen los demonios” (Mt 10,8).

El lema de nuestro Campamento es “Celebrar las victorias, porque eterna es su Misericordia”. El Señor quiere que celebremos muchas victorias, por que eterna es su misericordia. ¡Recemos, hagamos lo que nos corresponde y el Señor realizará la obra!

.:Ziza Fernandes y cantantes de Canción Nueva en el Hosana
.:El Señor prefiere la Misericordia
.:El verdadero cristianismo no esta en la apariencia
.:Quiero misericordia 

Monseñor Jonas Abib
Fundador de la Comunidad Canción Nueva
Homilía durante el Campamento “Hosanna Brasil” 2015

Deja un comentario